Ensayo Sobre El Entendimiento Humano – fragmentos- (Segunda parte)


Párrafos seleccionados del Ensayo Sobre el Entendimiento Humano, escrito por el filósofo inglés John Locke.

“Por qué el bien supremo no mueve a la voluntad cuando no es deseado. Las necesidades ordinarias llenan gran parte de nuestras vidas con los malestares del hambre, la sed, el calor, el frío, el cansancio, el trabajo y el sueño en sus constantes retornos, etc., si a ellos, además de los daños accidentales, agregamos el fantástico malestar como la fiebre de honores, poder o riqueza, etc., (que nos han inculcado los hábitos adquiridos por costumbres y ejemplos de educación y otros miles de deseos irregulares que la usanza hace que nos parezcan naturales) hallaremos que es muy pequeña la parte de nuestra vida que se encuentra lo bastante vacía de esos malestares como para dejarnos en libertad de sentirnos atraídos por un bien ausente más lejano. Rara vez estamos suficientemente tranquilos y libres de la solicitud de nuestros deseos naturales o adoptados; una sucesión constante de malestares nacidos de esa reserva que las necesidades naturales o los hábitos adquiridos han acumulado en nosotros ocupa por turno a la voluntad y apenas terminamos una acción emprendida por alguna de tales determinaciones de la voluntad cuando surge otro malestar para ponernos a trabajar. Como la supresión de los dolores que sentimos y nos presionan por el momento representa la forma de escapar de la desdicha y, en consecuencia, la primera tarea por hacer para obtener la felicidad aunque se piense, se admita y parezca que el bien ausente es algo bueno, como no forma parte de esta desdicha por su ausencia, este bien es descartado para permitir la supresión de los malestares que sentimos, hasta que la contemplación correcta y repetida del mismo lo acerque más a nuestras mentes, nos haga sentir su sabor y despierte en nosotros cierto deseo que al comenzar entonces a formar parte de nuestro malestar presente, se establece en iguales términos que los otros para ser satisfecho y, de este modo, de acuerdo con su excelencia y su apremio pasa, a su vez, a determinar la voluntad.” –Libro II, capítulo XXI, párrafo 46-.

“Me inclino a pensar que si las imperfecciones del lenguaje como instrumento del conocimiento fueran sopesadas más detenidamente, gran parte de las controversias que tanto ruido hacen en el mundo cesaría por sí sola y el camino al conocimiento, así como quizás también hacia la paz, estaría mucho más abierto que ahora”. –Libro III, capítulo IX, párrafo 21-.

“Los hombres conversan y discuten con términos cuyo sentido no han acordado a causa de la creencia errónea de que el significado de las palabras comunes se haya establecido con certeza y que las ideas precisas por ellas representadas son perfectamente conocidas, resultando vergonzoso el ignorarlas.”…
“En realidad, la necesidad de comunicarse por medio del lenguaje hace que los hombres lleguen a un acuerdo sobre el significado de las palabras comunes dentro de ciertos límites tolerables a fin de que sirvan para las conversaciones ordinarias, por lo tanto, no puede suponerse que un hombre desconozca por completo las ideas que el uso común ha anexado a las palabras en un lenguaje que le es familiar”. –Libro III, capítulo XI, párrafo 25-.

“De la existencia efectiva y real de las cosas. Tenemos un conocimiento intuitivo sobre nuestra propia existencia, de un conocimiento demostrativo de la existencia de un Dios, acerca de la existencia de cualquier otra cosa sólo contamos con un conocimiento sensible que no sobrepasa a los objetos que se presentan a nuestros sentidos.” –Libro IV, capítulo III, párrafo 21

“Es una necedad esperar una demostración de todo. Por todo lo dicho, podemos observar cuán necio y vano es para el hombre de estrecho conocimiento, a quien se ha dotado de razón para juzgar los diferentes grados de evidencia y de probabilidad de las cosas y gobernarse en consecuencia, cuán vano, decía, es el esperar demostración y certeza con respecto a cosas que no son susceptibles de ello y el rehusar su asentimiento a proposiciones muy racionales, actuando en contra de verdades sumamente obvias y claras debido a que no pueden hacerse tan evidentes como para vencer, no digo ya el menor motivo sino la menor pretensión de duda. Quien en los asuntos ordinarios de la vida no admita más que demostraciones obvias y directas no estará seguro de nada en este mundo salvo de perecer pronto. Lo sano de su comida o bebida no le daría motivo para aventurarse a ingerirla y me gustaría saber qué podría hacer ese hombre sobre la base de que nada sea para él motivo de duda o de objeción.”  –Libro IV, capítulo XI, párrafo 10-.

“Es necesario conocer los límites de la fe y la razón. Se ha mostrado más arriba: 1) que somos por fuerza ignorantes y carecemos de toda clase de conocimiento cuando nos faltan ideas; 2) que somos ignorantes y carecemos de conocimiento racional cuando nos faltan pruebas; 3) que carecemos de un conocimiento seguro y de certeza en la medida en que nos falten ideas específicas claras y determinadas; 4) que carecemos de probabilidad para regir nuestro asentimiento en asuntos donde no contamos con un conocimiento propio ni con el testimonio de otros sobre lo cual fundar nuestra razón. A partir de estas consideraciones presentadas como premisas creo que podemos llegar establecer las medidas y los límites entre la fe y la razón, cuya falta ha sido posiblemente la causa si no de grandes desórdenes al menos de grandes reyertas y quizás también de grandes errores en el mundo. Pues mientras no se resuelva hasta dónde hemos de guiarnos por la razón y hasta dónde por la fe, en vano discutiremos y trabajaremos por convencernos unos a otros en lo referente a cuestiones religiosas.” –Libro IV, capítulo XVIII, párrafo uno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.