Medios y Política: Ruiz-Healy Times


revista_mayo_2018La relación entre los medios de comunicación y la Política es de suyo complicada. Si decimos en unas cuantas líneas cómo es, juzgándola categóricamente tratando de abarcar sus diversas facetas, es pecar de ingenuidad.

Tanto los impresos como los digitales tienen una postura más o menos precisa sobre ciertos personajes políticos, más en estos tiempos electorales, y ni que decir de la obvia disposición que muestran los medios en televisión.

Saco a colación el número 18 de una revista llamada Ruiz-Healy Times, consultable por descarga directa en el mismo portal, fundada por el periodista Eduardo Ruiz-Healy , el cual da cuenta de la tendencia mencionada. En la mayoría de los artículos del número citado se puede apreciar el encono por cierta postura política tratándola de forma maniquea, lo cual ayuda más a la polarización de la opinión pública perjudicando la deliberación de quienes van próximamente a sufragar. Esto no es solo lo preocupante sino si dicha visión del entorno político puede ser soportada por los perdedores en la contienda electoral, sobre todo quienes de forma acrítica apoyan a sus candidatos sin ahondar en el contenido de sus propuestas.

Cuestiones relacionadas

En los medios es necesario distinguir varias cosas:
  1. Obviamente la información que proporcionan, cuestión que aparenta ser fácil si no es por la publicidad sobre ciertos productos o servicios que se disfraza con artículos “noticiosos”, hace que el lector-espectador se engañe con una información que cree útil o de “cultura general”.
  2. La opinión de quien emite las noticias, la cual también aparenta ser de fácil distinción si no es porque entre cada nota se puede colar, como no queriendo, la opinión expresa o tácita en forma de desplantes o, ya de plano, muecas (en TV) de parte del periodista.
  3. La organización de mesas redondas o “debates” en los que muestran la tendencia al invitar a 6 personas, por ejemplo, donde claramente son cuatro contra dos, el periodista aparenta moderar la “charla” haciendo preguntas falaces o claramente tendenciosas. En veces, hace preguntas tan complejas que ni el tiempo alcanza para que sus invitados puedan medianamente responder sin confundir al publico destinatario (sobre todo en Tv).
  4. La publicidad que soporta a los medios, algunos de los cuales se mantienen de la que proporciona el gobierno federal o estatal a quien, por “respeto”, no critican tanto  en comparación con aquellos que no intervienen en su mantenimiento. En la revista en cuestión no aparece dicha publicidad, solo de medios privados lo cual es, dicho sea de paso, un lujo que permite desvincularse para defender cualquier postura; un punto a favor, quizá.
  5. La duración de las notas. La cual varía dependiendo el “rating” o  popularidad de las mismas. Es obvio que, a parte de las elecciones o el Mundial de Rusia, las noticias que se extienden obedecen a consignas gubernamentales o, con la intención de seguir idiotizando, es el mismo medio el que las prolonga. La duración está relacionada con la capacidad de seguir moviendo los sentimientos del receptor, aunque no es posible generalizar por supuesto.
  6. La auto-censura. Tema tabú en los medios. Prefieren escudarse en los tiempos, recursos personales o económicos tales que sean tapadera de investigaciones potenciales. Contados con los dedos de las manos quienes sí son capaces de realizarlas a pesar de que el precio que pagan por ellas en varias ocasiones es mortal. El panorama pinta peor, varios de los medios están haciendo recortes de personal conformando un equipo “selecto” para las investigaciones fuertes, excluyendo a quienes pueden indagar con ahínco poniéndolos, en lugar de eso, en actividades multifacéticas en la producción de notas periodísticas disminuyendo su calidad, todo sea por el “rating” .

La finalidad de fijarse en estos detalles es para favorecer, en la medida de lo posible, un criterio amplio y sustentado que sea la base de la toma de decisiones en materia política, económica, etc., que redunde en beneficio del lector, radioescucha o televidente en el concepto de ser un consumidor responsable.

Nota: a la fecha de esta publicación, el vínculo que dirige a la revista mencionada se encuentra en mantenimiento. El aviso que en su lugar aparece promete su restablecimiento el próximo 2 de julio.

Estimado lector, si tiene más ideas que puedan añadirse a estos seis puntos, no dude ponerlos en la sección de comentarios en la parte inferior de esta publicación. Gracias.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.